El Barranco Perdido se trata de un parque de paleoaventura. Está situado en Enciso (La Rioja), un pueblo declarado como Reserva de la Biosfera en el que se han encontrado tres mil huellas de dinosaurios.

El parque ofrece a los visitantes convertirse en paleontólogos desenterrando fósiles, catalogan restos en el laboratorio y siguen pistas científicas para descifrar cómo eran los dinosaurios de aquella zona.

Además de la arqueología, el parque cuenta con instalaciones como: piscinas, géiseres, circuitos de aventura, rocódromo, toboganes, museo cretácico en 3D y muchas más instalaciones y actividades para la diversión para todos los visitantes.